Ellos también se resfrian


El resfriado, ellos también lo sufren

 

Ahora que entramos en invierno, debemos proteger del frio también a nuestras mascotas.

Los cambios de temperatura, el frío y el contagio por otros perros resfriados son algunas de las causas del constipado canino El resfriado común no solo es una de las patologías más frecuentes en los humanos, sino también entre los perros y gatos. A diferencia de nosotros, los perros no presentan quejas ante esta enfermedad, hecho que dificulta su identificación. Sin embargo, existen una serie de señales que pueden ayudarnos a percatarnos de ella y llevar a nuestra mascota al veterinario.

Los síntomas suelen ser siempre los mismos o similares.

perros-gripe

El primero de ellos es los constantes estornudos. Igual que nosotros estornudamos cuando contraemos un resfriado, nuestros perros también. En general, no acostumbran a estornudar una única vez, sino que van acompañados de uno o dos más seguidos.

Además de los estornudos frecuentes, es normal que un perro resfriado presente la nariz con abundantes mocos. La congestión y secreción nasal no solo es un síntoma humano, los animales también pueden sufrirlo y, en el caso de los constipados, es uno de los principales.

La tos y las dificultades respiratorias son otros de los síntomas más comunes del resfriado en perros. Para notarlo observa a tu can detenidamente y fíjate en si parece molesto por no poder respirar correctamente, si se escucha como un silbido al respirar con la nariz congestionada o respiración fuerte. Asimismo, si la tos es muy severa puede ir acompañada de vómitos leves.

El resfriado proporciona un estado de malestar general, hecho que provocará que tu perro esté decaído, triste y se muestre cansado, abatido y sin fuerzas. Es muy probable que pierda un poco el apetito e incluso la sed, por ello es importante prestar especial atención a sus cuidados y mantenerlo hidratado en todo momento.

El dolor de cabeza es otro de los síntomas más frecuentes pero identificarlo es realmente complicado.

En los casos más graves, el perro puede presentar décimas de fiebre. En general, el resfriado canino no suele ser una patología grave y en aproximadamente una semana habrá sanado.

Deberás acudir a tu veterinario si notas alguno de estos síntomas para que examinemos a tu perro y determinemos el mejor tratamiento. Recuerda que, en ocasiones, el catarro puede ser consecuencia de una enfermedad de mayor gravedad, por ello es importante acudir a un profesional.